Frase del día.

Cerca está el Señor de los que lo invocan (salmo 144)

A+ A A-

CONDICIÓN HUMANA…

Éste año he comprendido claramente dos cosas; que en la vida nunca dejas de sufrir pero tampoco de reír, que cada vez te haces más viejo pero más sabio, porque nunca renuncias a  aprender aunque muchos ilusos piensen lo contrario.

 

Ayer nuevamente alguien cuestiono el objetivo del proyecto del Taller de Periodismo Veracruz, aduciendo que  de los ponentes  nada podemos  aprender, que muchos fueron alumnos suyos. Se olvidan que  podemos ilustrarnos de los hijos si tan solo queremos.

El Taller de Periodismo,   busca en esta primera temporada conocernos y reconocernos, dejar  de lado egos, soberbias, antipatías, envidias,  buscar unir y no dividir, es un proyecto de aprendizaje  constante  de  lo que   somos y lo que hacemos.

Pero también querido Diario, aprendí en este tiempo determinado, que las personas podemos pasar  un buen tiempo en el suelo pero en algún momento  nos erguirnos,  basado  en la Teoría de Darwin que nos habla que nuestra condición humana nos obliga a desplazarnos  con nuestras  extremidades inferiores 

El pasado 30 de agosto fui al sepelio de Norberto esposo de Alma prima hermana de mi difunto esposo, y fue revelador comprender como las personas podemos aprender a aceptar la muerte y prepararnos para ello 

Recuerdo que Norberto  contaba la historia de ir a México  para su chequeo médico y que al salir siempre le hablaba por teléfono a Alma para anunciarle que tenía esposo por cuatro  meses más.

Murió tras diez años de que le diagnosticaron cáncer  pero  nunca dejo que le afectara, se preparó e incluso programó sus servicios funerales bajo sus normas y reglas

Los estudiosos  llaman a esta disciplina “tanatología”,  curar el dolor de la muerte y de la desesperanza, tanto del enfermo terminal, como de sus familiares. No se trata, pues, de dar consejos ni consuelos. Es curar estos dolores que son los más grandes que el ser humano pueda sufrir. 

Siendo Alma psicóloga no fue solo para ella y para él un mecanismo de defensa al sufrimiento, sino también quisieron regalarnos la experiencia de admitir la pérdida, como ellos la habían aceptado.

Ese día llegue a la funeraria, y encontré una viuda serena y un ataúd cerrado, la voluntad de Norberto había sido que lo recordaran como lo habían visto en vida y que en su funeral no hubiera  tristeza ni lágrimas sino regocijo, para lo cual pidió que un grupo de amigos trovadores entonaran  aquellas canciones  que  en noches bohemias cantaban y la música se escuchó toda la noche.

Norberto seria cremado al día siguiente, un sacerdote llegó a rezar por la mañana,  Alma previamente había pedido que  en un pequeño mural hecho con pliegos de papel pegado a la pared, nos despidiéramos de él.

Al mismo tiempo solicitó  que nos incorporáramos y colocando sus manos al féretro, pidió  que hicieran lo mismo sus hijos, nueras y amigos cercanos y que todos los presentes hiciéramos contacto físico con ellos  para de esa manera  cerrar  una cadena.

Aprovechamos  el momento para recordar al esposo, al padre, al amigo,  al familiar que ya se nos había adelantado, se anunció  que en lugar de  rosarios se llevarían a cabo en los próximos nueve días, oraciones y actividad preferidas de Norberto, se escucharía música, trabajarían  con "sudokus", contarían anécdotas chistosas y  manías, jugarían  dominó cubano, hablarían de  dulces y postres preferidos y se los comerían y para el  noveno día  celebrarían misa. 

Norberto conoció el programa de manera previa, y cuentan los que estuvieron cerca de él que estaba  satisfecho por las actividades que en su honor se harían. 

Al terminar la cremación me preguntó Alma ¿Cómo me sentía?, No pude contestarle, percibí un cambio en  el rol de las  condolencias (expresión con que se hace saber a otro que se comparte su dolor ante la muerte de un ser querido)

Había pasado la noche con un ataúd cerrado, con un grupo de trovadores que no dejaron ni un instante de cantar y con el consumo excesivo de café para lograr bajar  el nudo en mi garganta que se había formado. 

SI me volviera a preguntar ¿cómo  me sentía?  Le contestaría que  agradecida, porque el dar consuelo, y aplicar terapias en un momento de pérdida y sufrimiento propio, es la parte más generosa de la condición humana.

Sin embargo no siempre la condición humana nos enseña el valor de la vida y de la muerte, también nos enseña de que estamos hechos,  y no precisamente  de  carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno, fósforo y azufre sino de cómo  con tus acciones y experiencias puedes trastocar existencias.

La condición humana, expresa una manera de estar en el mundo específica, viviendo y actuando en él, no es «ser-así» sino «poder-ser», libertad en definitiva y existe una explicación filosófica para explicarlo mejor:

 En el evangelio  (Lc 16,1-13)  según san Lucas, se habla de que  somos malos administradores porque anteponemos los  bienes materiales por los bienes de Dios. “No hay criado  que pueda servir a dos amos, pues odiara a uno y amara al otro, o se apegará al primero y despreciará al segundo. En resumen no pueden ustedes servir a Dios y al dinero”. Palabra del Señor.

Recordé esta    parábola cuando mi amiga Clara Alicia me contó el sufrimiento que vive   una familia porque la hija  de  la señora Celia Camarillo Yépez, le quito su casa y la saco de ella con policías.

El 21 de octubre cumplirá  88 años de edad, y será la primera vez que no celebre  en su casa en San Felipe, Guanajuato, porque su hija Elodia Pardo Camarillo, le hizo firmar una carta poder,  despojándola de una casa que por años había construido con las remesas que enviaban  sus otros seis hijos que desde muy jóvenes se fueron a los Estados Unidos a probar fortuna

La casa valuada en 8 millones de pesos, fue construida por doña Celia con la esperanza de que sus hijos regresarían con sus familias a su tierra natal y tendrían cada uno su habitación , sin embargo hoy  se siente desbastada, exiliada en los Estados  Unidos porque  la  hija  con la que compartió tanto, no la quiere ver

Cuenta  la sexagenaria que fue víctima de fraude y abuso de confianza por parte de su propia hija  y recuerda que al ser internada en la segunda semana de abril del 2013 en la clínica del Dr. Luis Sánchez en San Felipe, Guanajuato a causa de una infección gastrointestinal estuvo grave de salud y al salir se quedó al cuidado de su hija Elodia Pardo Camarillo en su propia casa ubicada en la calle Venustiano Carranza número 117 en dicha localidad.

Más tarde la llevaron a ver al notario Marco Antonio Zúñiga Torres, y  firmó un poder para que  su hija se hiciera  cargo de cualquier trámite en su nombre y representación. Luego  decide visitar a sus otros hijos a la Unión Americana,  y a su regreso se encuentra que su hija Elodia Pardo Camarillo, le dice que ya no es su casa, mostrándole las escrituras a su nombre 

Le había arrebatado la casa su hija junto con su pareja Miguel, quienes a pesar de tener vivienda propia, se habían instalado de manera permanente en la suya con sus cuatro hijos.

Desconsolada regresa   con sus otros hijos a contarles la situación,  y desde entonces Elodia se niega a dar explicaciones y regresar la propiedad, en junio de este año la señora Celia y tres hermanos  llegaron a la casa de San Felipe, Guanajuato y fueros sacados con policías

La paradoja aquí es querido Diario, que la casa por disposición de sus hermanos, se entregaría   a Elodia Pardo Camarillo cuando muriera   su madre  Celia Camarillo Yépez, y hoy por ser una administradora infiel, y anteponer la riqueza  a  su condición humana, se ha quedado   sin lo más valioso que poseía; su familia.

 Hasta la próxima reflexión…

Visit the new site http://lbetting.co.uk/ for a ladbrokes review.

External links are provided for reference purposes. The World News II is not responsible for the content of external Internet sites.
Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.